Libros de Ryan Brüderlich
Ryan Brüderlich

Ryan Brüderlich

Periodista, escritor y gurú

Bogotá D.C. - Colombia

  • 1'597 M
    Visitas
  • 595 K
    Lectores
  • 9.104
    Seguidores

Señor Ex: no te odio, te olvidé

Es inútil rondar lo que ha sido y ya no es. Ex significa ‘fuera’, con relación al espacio o al tiempo; también quiere decir ‘que fue y ha dejado de serlo’. Quizá el problema es semántico, porque muchos parecen no entender que los ex no son para conservar. ¿Aún te preguntas el porqué? Supongamos que te despiertas una mañana y sales al balcón en tu fabulosa piyama de Hello Kitty, sostienes con ambas manos una taza de un delicioso café y estás a la expectativa de un espléndido día pero hay nubes tapando al Sol. Esa es la metáfora perfecta para un definir a un exnovio, examante, examigovio… un ex.

Por otro lado, es válido pensar que un ex fue una parte sólida de nuestras vidas. Pero tienes que distinguir que este sólido no fue una roca, sino un hielo. Un bloque duro pero frío, que se derritió y finalmente se evaporó para quedar suspendido en tu atmósfera, bloqueando tu panorama. En adición, hay una gran probabilidad de que esa nube se vuelva tempestuosa trayendo lluvias fuertes y repentinas. ¿Por qué el pesimismo? ¡Porque llover sobre nuestro desfile es lo que las nubes hacen!

Sí, yo sé. Vivieron momentos felices. No obstante, el final es lo importante. De nada sirve un camino de rosas si nos condujo a un pantano. No te pido que lo odies, porque lo opuesto al amor no es el odio, es el olvido. Si odias, significa que aún te importa. Si tratas de actuar natural, significa que aún te interesa lo que piense de ti.

Pese a lo anterior, en este mundo existen dos tipos de personas: las que dejan a los ex en sus vidas y las que usan pesticidas.

Si eres del tipo uno, probablemente eres de esos que les busca el lado bueno a las cosas inservibles y ya debes tener más de 3 razones que apoyen la permanencia de un ex en tu existencia. Te apuesto que para el final de este escrito, las habré mencionado y desbaratado en el camino. También te aseguro que no entenderás razones hasta que la vida misma te dé tu garrotazo en la cara.

Masticamos chicle y cuando pierde el sabor, lo desechamos. Es asqueroso masticar chicle viejo, ¿cierto? Pero algunas personas tienen ese mal hábito. Yo tenía un amigo que no solo mascaba goma vieja, sino que explotaba bolitas: él era amigo de sus ex, de las parejas del ex y de los ex del ex. Al parecer no entendía lo antinatural que era eso, pues decía que aquello era una muestra de madurez. A lo que yo pregunto: ¿desde cuándo la madurez es sinónimo de hipocresía?

Cuando tienes que probarle a alguien más que has madurado y que ya no te afecta, es exactamente cuando significa todo lo contrario. Tú no tienes que probarle nada a nadie más que a ti mismo, tampoco tienes que fingir porque crees que eso es buena educación.

Con el susodicho amigo, estábamos un día en el club y una nube de loquitas se acercaron a saludarlo, él se comportó como la princesa de Gales: saludó, sonrió y fue glamoroso. Cinco minutos después se derrumbó y admitió que su noche se había arruinado… todos ellos eran sus ex, parejas de sus ex, y ex de sus ex (¡Hasta escribirlo es complicado!). Él se sintió deprimido, bebió demasiado y se comportó como puta de cantina coqueteándole hasta al taxista. Se supone que sería una noche fabulosa, pero llegaron las nubes de lluvia y jodieron todo.

Ese es el problema con ellos, piensan que fingir y ser hipócritas son buenos modales y signos de madurez. Yo, en cambio, soy muy sencillo: si me choco con un ex, doy reversa y lo vuelvo a atropellar. ¿En dónde están mis modales? Yo me disculpo si los apuñalo accidentalmente 10 veces, o le pongo rosas negras en su tumba con una tarjeta que diga: «Era solo un disparo de advertencia, no pensé que atinaría a la cabeza» o  «Lamento que fueras intolerante al arsénico».

De esta manera, ellos ya saben que conmigo hay que guardar distancia, y nunca nublarán mi horizonte. Porque ruptura significa separar una unión, y nada se quiebra con delicadeza. Eso de que “rompimos en buenos términos” es la gran patraña que le dices a la gente para que no te vean ardido ni resentido. Porque del resto, hasta el diccionario te indica bien que romper es una separación algo violenta. ¿Cómo puedes querer conservar una piedra en el zapato? No solo es antinatural, sino incómodo. Entonces, si tu día amanece nublado, márchate hacia otro lugar y deja el mal tiempo atrás.

Corta comunicación con tu ex; deja que el tiempo lo borre de tu memoria.

© 2014 - Prohibida su reproducción total o parcial.

Únete al Club de Lectores

Archivos